Nubes rosas

Siempre que miraba por la ventana podía ver unas nubes rosas. De día, de noche, siempre estaban ahí. Y no le molestaba en absoluto, ni siquiera tenía curiosidad por saber que hacían ahí.

En el pasado las nubes eran de otro color, pero un día cambiaron y se volvieron rosas. Todo era rosa.

Había escuchado que este tipo de nubes no eran reales, que eran un efecto de la imaginación de las personas que las veían. También había gente que decía que las nubes rosas aparecen cuando realmente eres feliz, mientras que otros argumentaban que el color de estas nubes era por un efecto óptico atmosférico.

Pero daba igual. Las nubes rosas siempre estaban ahí, así que no le importaba conocer la razón de su color.

Una mañana salió y vio que los árboles estaban bañados por una luz rojiza que cubría todo lo que tocaba. Era como si llevara unas gafas especiales para cambiar el color del mundo, de su mundo. Decidió plasmar lo que sus ojos le enseñaban y empezó a pintar paisajes con ese tono tan particular que nadie más podía ver.

Fue un proceso complicado. No encontraba los colores y nadie más había visto esos tonos. ¿Nubes rosas, árboles rojizos?, la gente no entendía lo que decía.

Buscó una cámara vieja que tenía guardada y sacó varias fotos para enseñarles lo que les intentaba explicar. Pensó que si lo veían entenderían de qué estaba hablando. Pero fue inútil. Seguían sin ver esos tonos.

Así que hizo lo que cualquier otro artista haría en su lugar: enmarcó las fotos, las colgó en su pared y disfrutó de este regalo tan particular. Un regalo que nadie más podía tener.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s